Historia del Patxaran

El término Patxaran, procedente del euskera basaran, significa endrina o arañon. Se empezó a utilizar para designar a esta bebida a finales del siglo XIX, aunque este licor ya era conocido y apreciado desde la Edad Media, al que se le atribuían fines medicinales ya que dicen que nació como remedio de botica para trastornos digestivos. Las propiedades medicinales del patxaran recaen en la acción del fruto, la endrina, que contiene vitamina C, es tónico, astringente y fortifica el estómago.

El patxaran ya formó parte del menú servido en la boda de Gonofre de Navarra (1394 – 1428), hijo natural del rey Carlos III, quien en 1415 se casó con Doña Teresa de Arellano. También se sabe que la reina Blanca I de Navarra (1385 – 1441) tomó patxaran por sus propiedades medicinales cuando enfermó en el Monasterio de Santa María de Nieva en 1441.

En el sigo XIX en los mercados locales eran habituales las pacharaneras, que se dedicaban a la venta de las endrinas. Con ellas, se elaboraba esta maravillosa bebida que se popularizó a finales del pasado siglo y que ha conseguido traspasar las fronteras conquistando paladares de todo el mundo.