Cata del Patxaran

VISTA:
El color del patxaran deberá ser rojo o rosado intenso.
El brillo es señal de juventud, y los tonos opacos de vejez

NARIZ:
El aroma debe ser intenso y afrutado, manteniendo un equilibrio entre el aroma a endrina y el del anís.
Su sabor y suavidad, que en el de Barañano poseen rasgos inconfundibles, tiene cada vez más éxito en las sobremesas.

BOCA:
Es aconsejable tomarlo en copa de cristal y fresco (3-7º C).
Desde nuestra manera de entender el patxaran, no es recomendable añadirle hielo, ya que el exceso de agua hace que pierda su especial cuerpo y sabor.

Por supuesto, hay quien lo transforma en una bebida “trago largo” al ponerle hielo, según su gusto, pero como hemos dicho, esto hace perder matices, aromas y sabores. Si además el patxaran es de calidad, como el Patxaran Barañano, la pérdida todavía es más notable.

Por su acción digestiva, después de las comidas o cenas se puede disfrutar ampliamente de su aroma y sabor, aunque cada vez se consume más como copa de tarde o de noche.

Al ser una bebida preparada a base de maceración natural de fruta, se recomienda consumir durante el año siguiente a su elaboración, ya que el paso del tiempo no mejora su sabor.