Anís

INTRODUCCIÓN:

El Anís se ha usado desde hace siglos. Es la hierba medicial más antigua utilizada en todo el mundo. Se sabía que tenía propiedades digestivas y contra las flatulencias. En la Edad Media se hacia confitura de Anís. Se hacen licores con sus semillas. Y en la India mastican sus semillas para combatir el mal aliento. Su sabor es como el regaliz dulce con una chispita de picante.
El Anís tiene múltiples usos en la cocina. Con las hojas se pueden condimentar ensaladas; verduras: habas, guisantes, zanahorias; infusiones; carnes como: cerdo, pato; mariscos; alcoholes. Las semillas tienen su uso en la cocina, se añaden a panes, pasteles, en salsas, para aromatizar alcoholes, para perfumar la ropa. Se cultiva masivamente en España y un poco menos en Italia, Turquía, Bulgaria, América del Sur y Japón.

LA PLANTA:

Es originario de Oriente y lo trajeron los árabes a España y al resto de los países mediterráneos. Es una planta herbácea de 60-80 cm. de alta, con unas flores muy aromáticas blancas que crecen agrupadas, crecen formando ramilletes.

Existe una variedad del Anís muy conocida y utilizada por sus propiedades curativas; el Anís Estrellado, que gracias a un componente activo, un aceite esencial llamado anetol, le confiera propiedades carminativas y sigestivas. Es originario de China y llegó a Europa gracias a un marinero inglés en el siglo XVI. Proviene del badaniero y el anís es el fruto de forma de estrella.
Es utilizado para aromatizar alcholes o licores como: el Pastis francés, el ouzo griego, el Arrack en Oriente Medio.

Partes de la planta utilizadas:

Se utilizan tanto las hojas (en la cocina), como las semillas secas (en pastelería, bollería, licores, refrescos, medicinal).

Indicaciones y usos medicinales del Anís:

Componentes: aceites esenciales, anetol, estragol, aceites grasos, colina.
Propiedades: diurético, carminativo, estomacal, espectorante, para la tos y la bronquitis.