El año pasado os informábamos de la desmantelación de una mafia que comercializaba aguardiente de orujo de manera clandestina en enero y en junio se repetía la noticia en Madrid.

En el vídeo de este enlace, podéis ver las condiciones en las que se fabricaba de manera totalmente insalubres, sin ningún control sanitario, ni etiquetado, ni impuesto de alcohol  con su correspondiente precinto que lo avale.

 

En esta ocasión os informamos de la noticia publicada en 20 minutos en la que nos detalla la detención de 24 personas, la inspección de 25 restaurantes y la identificación de 92 personas supuestamente implicadas en este fraude.

Todos podemos prevenir, alertar o evitar este tipo de sucesos, si no aceptamos, denunciamos o rechazamos todo tipo de producto sin etiquetado, precintado o registro sanitario.